El masaje relajante es una terapia manual destinada a mejorar el bienestar de la persona, ya que su máximo objetivo es aumentar la producción de endorfinas en nuestro cuerpo. Con el objetivo de disminuir el dolor, reducir o eliminar tensiones musculares, mejorar la circulación sanguínea y linfática así como conseguir un alivio del estrés, la ansiedad y las tensiones del día a día.